Al buen entendedor, pocas palabras.