Una injuria no justifica otra.