Las leyes tienen como finalidad evitar la arbitrariedad de los fuertes.