En los negocios solemnes la forma es requisito constitutivo y su ausencia implica la nulidad.