En igualdad de condiciones de los contendientes en un pleito es preferido quien tiene la posesión de la cosa objeto del litigio.