Regla que distingue según que el hecho que ha provocado la nulidad del contrato sea o no delito.