Se determinó que en las convenciones se atienda a la voluntad de los contratantes más bien que a las palabras.