La ambigüedad en alguna cláusula de la compraventa debe interpretarse contra el deudor.