Cuando la norma es clara, no necesita interpretación.