Se denomina así al proceso de integración sectorial, inspirado por Monnet, en el origen del proceso primero económico y después político de unificación europea contemporánea.

Trataba de concretar políticas y realidades económicas de forma paulatina, sin implicar en el proceso unificador grandes principios  programáticos.