Lo pronunciado tiene prioridad sobre lo dado a entender.