Error en la cualidad de las cosas objeto del contrato o negocio jurídico.

No impide el consentimiento y el contrato o negocio se considera válido aunque procede indemnización por la inferior calidad.

Los juristas postclásicos siguieron una decisión de Juliano y negaron la existencia del contrato, cuando una de las partes incurría en error sobre la sustancia.