Error que concierne al objeto del contrato o del negocio jurídico.

En este supuesto los juristas atienden a la prevalencia de la intención o voluntad de las partes. Si se disiente en el objeto, el contrato o negocio es nulo.