La aceptación de una situación como derecho le confiere carácter jurídico.