Vicio del consentimiento consistente en la ignorancia, equivocación o desconocimiento acerca de alguno de los contenidos de la declaración de voluntad: como dice Juliano, "los que yerran no consienten. ¿Qué cosa hay, pues, tan contraria al consentimiento como el error, que descubre la ignorancia?".