La obligación de obedecer exime de posible culpabilidad.