Cantidad de bien a la que hay que renunciar para obtener más de otro.