Conjunto de medidas que el Estado perjudicado por un hecho ilícito internacional puede adoptar contra el Estado que lo ha cometido.

Destaca su carácter descentralizado.