Acto o declaración de voluntad unilateral que efectúa el acusado admitiendo los hechos y mostrando su acuerdo con la petición de pena más elevada solicitada por las acusaciones. Con ello –en el procedimiento de juicios rápidos– no se precisa convocar juicio y se dicta sentencia de conformidad por el juez de instrucción de guardia con efecto de cosa juzgada.