Son los conflictos que puedan suscitarse entre Juzgados y Tribunales de distintos órdenes jurisdiccionales, pero pertenecientes todos ellos al Poder Judicial.

También, la discrepancia sobre la titularidad de las competencias entre los diversos poderes del Estado, entre las diversas Administraciones Públicas, y entre los órganos de éstas, engendran la situación que llamamos conflicto y cuya resolución sirve para concretar y determinar aquéllas.

Los conflictos de competencias son consecuencia de las naturales dificultades que supone la asignación precisa de las competencias.