Una «comunicación» es un documento de reflexión sin ningún carácter normativo.

En el ámbito europeo, la Comisión toma la iniciativa de publicar una comunicación cuando desea presentar sus propias ideas sobre un tema de actualidad. La comunicación no surte efectos jurídicos.