La «competencia judicial internacional» es un concepto propio del Derecho internacional privado.

Designa la aptitud de los tribunales de un país concreto para conocer de un asunto que presenta un carácter internacional.

Un litigio presenta un carácter internacional cuando, por ejemplo, las partes tienen nacionalidades diferentes o no residen en el mismo país. En este caso, los tribunales de varios países podrían ser competentes para conocer del asunto; es lo que se llama un «conflicto de jurisdicciones».

Las normas de competencia internacional fijan criterios para determinar el país cuyos tribunales son competentes para conocer en un litigio de este tipo.