Suspensión a un Estado de algunos de sus derechos, respecto de la Unión, cuando viole, de forma grave y persistente, los principios en que se fundamenta la Unión Europea.