El aforismo "animus auctoris" se utiliza en Derecho Penal para describir al autor del delito como la persona que quería el hecho como propio, con ánimo de ser el autor del hecho.