Equidad, igualdad, proporcionalidad. Principio inspirador del Derecho y de las respuestas jurisprudenciales que permite, en ocasiones, apartarse de las resoluciones precedentes en atención a la justicia particular del caso.

Se dice de la aplicación de la justicia atemperada de los rigores del Derecho y, también, de los principios que deben guiar la facultad discrecional del juez.