Cuando lo ocurrido no concuerda con lo pensado.