Enviado por Naujoël el Vie, 18/01/2019
Ámbito material

La Deontología podría definirse como una teoría de los deberes profesionales, si bien la deontología profesional puede contemplarse desde tres puntos de vista diferentes:

  • Deontología profesional como Ética aplicada que investiga los deberes morales.

  • Deontología como moral corporativa: moral positiva de los grupos profesionales.

  • Deontología como Derecho: exigible jurídicamente.

La deontología profesional es necesaria y es útil que sus normas se plasmen en códigos deontológicos porque permiten a los profesionales la reflexión, conocimiento y autorregulación de sus deberes éticos, por cuyo incumplimiento podrán ser sancionados.

Existen una serie de principios deontológicos comunes a todas las profesiones como el principio de beneficiencia (y de no maleficencia), el principio de autonomía y el principio de justicia. También puede hablarse de los principios de probidad, desinterés y decoro.

La Deontología como ética aplicada es común para cada profesión. Sin embargo sus normas pueden explicitarse en Códigos diferentes en función de las culturas, los países o los Colegios profesionales en los que se ejerza la profesión.

Los Códigos Deontológicos son útiles porque permite a los profesionales autorregular sus propias conductas, controlarlas y exigirlas al propio colectivo profesional, contribuyendo al prestigio y honorabilidad de los propios profesionales y porque, en muchas ocasiones, son la única garantía (más que el propio Derecho) de defensa de los ciudadanos afectados por los comportamientos de un profesional.

Las normas deontológicas recogidas en Códigos, Estatutos o Reglamentos, no sólo obligan éticamente sino que el Derecho las ha hecho suyas y obligan jurídicamente.

Por todo ello sería absolutamente necesario que en la educación, especialmente en la enseñanza universitaria, se explicara una disciplina de Deontología Profesional.

La mayoría de las profesiones relacionadas con el Derecho tienen normas deontológicas establecidas de diferentes formas: Por ejemplo los médicos, los periodistas, los psicólogos, los abogados, los registradores, los notarios, etc.

Si la deontología profesional se considera como el conjunto de principios éticos aplicados a cada profesión podríamos afirmar que los primeros principios éticos que deben ser respetados son los derechos humanos.