Body

Cuando analizamos cualquier empresa, lo primero que se debe hacer es seguir una sistemática.

Saber leer e interpretar las cuentas nos va a permitir obtener información del estado de una empresa sobre aspectos mercantiles, laborales, penales, civiles o fiscales.

Sistemática de lectura de las cuentas de una empresa

Debemos recordar que activo es lo que se tiene y/o nos deben, y pasivo junto con los fondos propios o neto, es la forma en que estamos financiando el activo que poseemos.

La memoria siempre nos tiene que complementar la información que no encontremos en el balance y la cuenta de resultados.

Lectura del balance

1º. En primer lugar analizaremos el patrimonio neto. Éste representa lo que la empresa tiene como propio. Por ello, un aumento de un año a otro implica que la empresa está creciendo.

Los aumentos de patrimonio neto pueden producirse por dos razones:

  1. Por incrementos en los beneficios
  2. Por ampliaciones de capital.

Si por el contrario, la empresa tiene pérdidas existen las siguientes posibilidades:

  • Que no haga nada: La ley determina que cuando el patrimonio neto sea inferior a la mitad del constituido inicialmente la sociedad deberá ser disuelta.
  • Que reaccione: Acudiendo a la financiación de los socios o endeudándose.

2º. Todo aumento de patrimonio neto se verá reflejado en un aumento de activos (inmuebles, maquinaria, etc) o en una disminución de deudas (pasivo exigible). Y viceversa si tiene pérdidas.

3º. Para ver lo que ha sucedido se analizará el pasivo exigible, es decir, las deudas a corto y a largo plazo.

4º. Interesa estudiar el apartado de provisiones de riesgos y gastos, que tienen por objeto reflejar con un valor aproximado posibles contingencias que puedan producir en un futuro derivado de responsabilidades a asumir por la empresa tales como litigios en curso o impuestos aún no devengados. En ocasiones, las empresas usan estas provisiones para alterar los resultados y el balance de la empresa.

5º. Por último estudiaremos el activo, que refleja cómo están invertidos los fondos que, bien por financiación propia (patrimonio neto) o deudas (pasivo exigible), ha logrado la empresa.

Lectura de la cuenta de pérdidas y ganancias

1º. Lo primero que debemos hacer es examinar el total de ingresos y gastos de explotación, pues nos puede indicar la existencia de economía sumergida o dinero negro.

Podemos afirmar, que siempre que no haya nada extraño como pagos por indemnizaciones a trabajadores, los gastos de explotación van a aumentar en proporción menor a los ingresos de la explotación. Ello es debido a que si la empresa ve aumentar su actividad, intentará como paso previo a la contratación de nuevos trabajadores que su estructura productiva pueda asumir los costes de la mayor actividad.

Por ello, y a modo de ejemplo, si en una empresa vemos que los gastos de explotación aumentan un 30% y los ingresos declarados un 15%, es un claro indicio de que hay ingresos que no están siendo reflejados en la contabilidad presentada, y por lo tanto será casi seguro la existencia de actividad sumergida no declarada. Para contrastar esto en mayor medida podemos comprobar su nivel de tesorería (dinero en banco y cajas).

2º. Segundo, examen pormenorizado de los gastos e ingresos:

  • Gastos de explotación. Dentro de ellos encontramos como principales partidas los aprovisionamientos, es decir, la compra de existencias y los sueldos y salarios de los trabajadores. El aumento de los mismos, salvo que sea por indemnizaciones, va a implicar que la empresa está creciendo y/o está pagando más a sus trabajadores.
  • Otros gastos de explotación. Su estudio es importante, debido a la cantidad de cuentas de gastos que lo engloban y sobre todo porque se suele dar el caso de empresas que en vez de contratar asalariados, contraten autónomos, con lo que consiguen un ahorro importante en seguros sociales e impuestos, pues estos autónomos repercuten IVA en sus facturas, y dichas facturas no siempre son por un importe real, sobre todo si los autónomos tributan en el régimen de módulos, por lo que habrá que observar este tema para ver si dichos gastos son reales o incluyen gastos ficticios que modifiquen el beneficio de la empresa.

Se debe siempre recordar que estos gastos deben mantener una proporción y evolución pareja a la actividad de la empresa. Si se observan cambios sustanciales de un año a otro sin corresponderse con la lógica de la evolución de la actividad o si son proporcionalmente muy elevados debería analizar a qué se debe. Si se quisiera una investigación más profunda y concretar qué gastos existen exactamente en estas cuentas, se deberá acudir al libro mayor que es donde se refleja el movimiento de cada una de estas cuentas.

  • Ingresos de explotación. Abarca fundamentalmente el importe neto de la cifra de negocios que son las ventas por bienes y prestaciones de servicios menos los descuentos o “rappels” que hayan hecho a otras empresas. Su examen y evolución a lo largo del tiempo es relevante para conocer como está evolucionando su actividad.
  • Beneficio o pérdida de explotación. Recordar que cuando hay beneficios éstos aparecen en el lado de los gastos, y cuando hay pérdidas, en el de los ingresos.
  • Gastos financieros. Se recogen en él los intereses de préstamos otorgados a la empresa. Gastos elevados en este concepto nos indicarán en la mayor parte de los casos que la empresa tiene importantes deudas con coste financiero que debe pagar por préstamos concedidos. Importes altos pueden lastrar la gestión de la sociedad a medio plazo.
  • Gastos extraordinarios. Han desaparecido del nuevo plan contable pero se integran en el resultado de explotación o el financiero. Importes altos son debidos a circunstancias extrañas en el desarrollo de una empresa como incendio o deterioro importante en sus activos que deben siempre estudiarse con mayor detenimiento.
  • Ingresos extraordinarios. Han desaparecido, igualmente, del nuevo plan pero se integran en el resultado de explotación o el financiero. En la mayor parte de los casos los vemos por enajenaciones de inmuebles. Como sabemos, éstos aparecen contablemente reflejados por su coste de adquisición, por lo tanto, cuando la empresa los vende va a obtener en la mayor parte de los casos un ingreso extraordinario que computa por su beneficio pero que tiene como punto negativo la pérdida de activo.

Ratios más significativos

Análisis económico

Ratio Ejemplo Comentarios
Rentabilidad financiera =
Beneficios / Capitales propios
x100
53.819,53 / 82.050,80
= 65,59%
Óptimo=elevado: define la capacidad que tiene la empresa para remunerar a los socios por sus aportaciones y beneficios no distribuidos.
Rentabilidad económica =
Beneficios / Capitales totales
x100
53.819,53 / 205.450,95
= 26,20%
Óptimo=elevado: define la capacidad que tiene la empresa para remunerar cualquier capital que se aparte a la misma
Rentabilidad de las ventas =
Beneficios / Ventas
x100
53.819,53 / 327.028,03
= 0,16
Óptimo=elevado: indica el beneficio obtenido por cada 100€ vendidos
Plazo de cobro de las ventas =
Saldo clientes / Ventas
x365
21.838,96 / 327.028,03
= 24,37
Óptimo=0: indica el plazo medio de cobro a clientes.
Plazo de pago de compras =
Saldo proveedores / Compras
x365
123,45 / 2.702,50
= 16,67
Óptimo=elevado: indica el plazo medio de pago de las compras.

Análisis financiero

Ratio Ejemplo Comentarios
Grado de autonomía =
Capital propio / Activo total
x100
82.050,80 / 205.450,95
= 39,94%

Autonomía máxima = 100

Ratio negativo = quiebra

Indica el nivel de autofinanciación de empresa

Grado de dependencia =
Capital ajeno / Activo total
x100
123.400,15 / 205.450,95
= 60,06%

Dependencia máxima = 100

Ratio superior a 100 = quiebra

Indica el nivel de endeudamiento, hasta que punto se depende de los acreedores

Coeficiente financiación activo fijo =
Cap. permanentes / Activo fijo
x100
164.457,78 / 128.981,86
= 127,50%
Óptimo = superior a 100, de lo contrario indicaría que parte del activo fijo estaría financiado con exigible a corto plazo.
Coeficiente financiación activo circulante =
Exigible a corto / Activo circulante
x100
40.993,17 / 76.469,09
= 53,61%
Óptimo = inferior a 100
Solvencia total =
Activo total / Pasivo exigible
205.450,95 / 123.400,15
= 1,66

Óptimo = superior a 1, así el acreedor tiene garantizada su deuda con los bienes de la empresa

Ratio inferior a 1 = quiebra

Ratio de tesorería =
Activo circulante / Exigible a corto
76.469,09 / 40.993,17
= 1,87
Indica la capacidad de responder a los pago a corto plazo
Ratio de liquidez =
Activo circulante / Activo total
76.469,09 / 205.450,95
= 0,37
Indica cuantos euros de cada 100 se encuentran líquidos