Body

1.1.Las causas legales

El contrato de trabajo se puede extinguir por las causas del art. 49.1 LET.

Las causas son las siguientes:

  • Mutuo acuerdo de las partes.

  • Causas consignadas válidamente en el contrato.

  • Por expiración del tiempo convenido.

  • Por dimisión del trabajador.

  • Por muerte, gran invalidez o IP total o absoluta del trabajador.

  • Por jubilación del trabajador.

  • Por muerte, jubilación o incapacidad del empresario, o por extinción de la personalidad jurídica del contratante.

  • Por fuerza mayor que imposibilite definitivamente la prestación de trabajo.

  • Por despido colectivo.

  • Por voluntad del trabajador, fundamentada en un incumplimiento contractual del empresario.

  • Por despido del trabajador.

  • Por despido objetivo.

  • Por decisión de la trabajadora que se vea obligada a abandonar definitivamente su puesto de trabajo como consecuencia de ser víctima de violencia de género

1.2.Una clasificación de las causas legales

Las causas se pueden agrupar, en los siguientes grupos:

  1. Las causas de extinción que requieren e implican, con carácter general, una decisión unilateral del empresario.

    Se trata del despido del trabajador; despido colectivo; despido objetivo; fuerza mayor; extinción de la personalidad jurídica del contratante.

  2. Las causas de extinción que requieren e implican una decisión del trabajador.

    Se trata de la dimisión del trabajador; la voluntad del trabajador fundamentada en un incumplimiento contractual del empresario; la decisión de la trabajadora que se vea obligada a abandonar definitivamente su puesto de trabajo como consecuencia de ser víctima de violencia de género.

  3. Las causas de extinción que requieren e implican una decisión de las dos partes del contrato de trabajo.

    Se trata de la extinción por mutuo acuerdo de las partes; causas consignadas válidamente en el contrato; y expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato.

  4. Las causas de extinción, ajenas a la voluntad de las partes y que se aplican u operan de forma automática.

    Se trata de la muerte, gran invalidez o IP total del trabajador y de la muerte o incapacidad del empresario.