02.03. El hecho imponible en el IRPF

El hecho imponible está constituido por la obtención de renta por el contribuyente durante un determinado periodo impositivo.

La renta puede provenir de una de cinco fuentes de renta previstas por el legislador -art. 6.2 Ley-:

  1. rendimientos del trabajo,

  2. rendimientos de capital,

  3. rendimientos de actividades económicas,

  4. ganancias y pérdidas patrimoniales, y

  5. Imputaciones de Renta.

Esta enumeración de las fuentes de renta sujetas a gravamen requiere alguna aclaración.

Se gravan tanto las rentas dinerarias como las rentas en especie, es decir, el valor atribuido a la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios obtenidos de forma gratuita o por precio notoriamente inferior al de mercado. Estas rentas son objeto de cuantificación, de acuerdo con criterios establecidos, según veremos, por el legislador y por el Reglamento IRPF.