3.4. Régimen jurídico de la Deuda pública

Para llegar a la emisión de la deuda es necesario que se realicen una serie de actos previos:

  1. Debe existir una ley, normalmente la LPGE que autorice la creación de la deuda.

  2. Es necesario un acto en que se disponga la creación de la deuda.

  3. Autorizada y dispuesta la creación de la deuda, el Ministro de Economía le corresponde autorizar su emisión y formalización, aunque puede delegar estas competencias en el Director general del Tesoro. La LGP faculta para proceder a la emisión, estableciendo su representación, plazo, tipo de interés y demás características, que deberán ajustarse a los criterios generales señalados por el gobierno en el acto de disponer la creación

Los métodos de emisión pueden ser muy diferentes, facultándose al ME a recurrir, para la colocación de emisiones de valores negociables, a cualquier técnica que no entrañe desigualdad de oportunidad para los adquirientes. De estas técnicas, la LGP contempla expresamente alguna, subasta, venta, cesión, etc.. De ellas cabe destacar la subasta, supuesto en el que el tipo de interés no se determina en la emisión y que bien podrá realizarse entre el público, entre colaboradores autorizados, etc.

Una vez finalizado el procedimiento de emisión de la Deuda, se plantea el problema del perfeccionamiento del contrato. Este, más que en el momento de suscripción de la deuda o momento en el que el prestamista realiza la contraoferta, se encuentra en la adjudicación de la Deuda, que representa la aceptación por la Administración.