3.5. Otros ingresos por operaciones de crédito

Con el aval, el Estado hace uso de su crédito para garantizar el buen fin de otra operación de crédito realizada por un tercero. Es una operación de riesgo, no es una operación de crédito, pero que genera ingresos para el estado.

El otorgamiento de avales debe estar autorizado por la Ley:

  • Se puede otorgar para afianzar las obligaciones derivadas de operaciones de créditos de personas físicas o privadas.

  • Previa declaración de interés público, el Consejo de Ministro puede autorizar avales en garantía de operaciones concertadas por Entidades públicas territoriales, sociedades mercantiles estatales, etc.

  • La ley de presupuestos del Estado deberá fijar el importe máximo anual de los avales a otorgar.

  • Salvo indicación expresa en contrario, el aval será subsidiario y sólo garantizará el pago del principal y de los intereses de la operación garantizada.

  • En el otorgamiento de los avales, se podrán convenir cláusulas usuales de mercado financieros, como la renuncia al beneficio de excusión o sumisión a arbitraje o tribunales extranjeros.