6.9. Las órdenes interpretativas y otras disposiciones administrativas

La LGT, art. 12.3, contiene una norma peculiar, establece que:

  • En el ámbito de las competencias del Estado, la facultad de dictar disposiciones interpretativas de las leyes y demás normas en materia tributaria corresponde en exclusiva al Ministerio de Hacienda.

  • Las disposiciones interpretativas o aclaratorias serán de obligado cumplimiento para todos los órganos de la admón. Tributaria y se publicarán en el boletín oficial que corresponda.

La inserción de tales Órdenes interpretativas en el BOE ha constituido una nota que ha introducido un marcado confucionismo en esta materia, al exigirse para una disposición interpretativa, una publicidad generalizada que es más propia de una norma reglamentaria que de una disposición interpretativa o aclaratoria, únicamente vinculante en principio, para los órganos administrativos.

El problema que plantean este tipo de pronunciamientos administrativos radica en determinar cuál es su naturaleza jurídica, esto es, si tienen o no valor normativo. Estas Órdenes no poseen tal carácter, es decir, no tienen capacidad para innovar el ordenamiento jurídico. Si a su amparo se dictan normas jurídicas, sin la debida habilitación legal, deben ser consideradas nulas.