10.6. Otros legados

Los siguientes supuestos tienen escasísima presencia en la práctica.

Para consultar la regulación del legado alternativo se remite a los artículos 874 y 1132 CC.

Los legados de prestaciones periódicas se caracterizan porque atribuyen al legatario una serie de prestaciones que el obligado habrá de cumplir de forma sucesiva y reiterada durante un determinado plazo temporal. Las modalidades son: el legado de renta o pensión; el legado de alimentos; y el legado de educación.

En la actualidad la presencia práctica de tales legados es escasísima.

Para consultar la regulación del legado de educación y legado de alimentos se remite al artículo 879.3 CC.

Para consultar la regulación del legado de renta o pensión (renta vitalicia) se remite al artículo 880 CC.

Para consultar la regulación de los legados piadosos o en favor del alma se remite al artículo 747 CC.

Respecto del legado de derecho de habitación, el artículo 822 CC establece: "La donación o legado de un derecho de habitación sobre la vivienda habitual que su titular haga a favor de un legitimario persona con discapacidad, no se computará para el cálculo de las legítimas si en el momento del fallecimiento ambos estuvieren conviviendo en ella.

Este derecho de habitación se atribuirá por ministerio de la ley en las mismas condiciones al legitimario discapacitado que lo necesite y que estuviera conviviendo con el fallecido, a menos que el testador hubiera dispuesto otra cosa o lo hubiera excluido expresamente, pero su titular no podrá impedir que continúen conviviendo los demás legitimarios mientras lo necesiten.

El derecho a que se refieren los dos párrafos anteriores será intransmisible.

Lo dispuesto en los dos primeros párrafos no impedirá la atribución al cónyuge de los derechos regulados en los artículos 1406 y 1407 de este Código, que coexistirán con el de habitación".

Por tanto, para que proceda la aplicación de la norma es necesario que el legatario sea simultáneamente legitimario o heredero forzoso, persona con discapacidad y conviviente con el causante en el momento de apertura de la herencia. En otro caso, valdrá también el legado, pero habrá de computarse a efectos de determinación cuantitativa de la legítima.