01.1. Las fuentes del Derecho Procesal Penal

Las fuentes del Derecho Procesal Penal vienen integradas por la Constitución, los Pactos Internacionales de Derechos Humanos, la Ley de Enjuiciamiento Criminal y las Leyes Especiales.

La vigente Constitución española de 1978 constituye la norma suprema, a la cual ha de adecuarse la totalidad del ordenamiento procesal penal, de tal suerte, que si un Juez o Tribunal penal estimase que algún precepto no se adapta a ella, puede plantearse la "cuestión de inconstitucionalidad" para que el Tribunal Constitucional lo expulse del ordenamiento.

Las normas constitucionales de naturaleza procesal pueden sistematizarse en ordinarias o de garantía reforzada.