03.1. El proceso de desahucio

Bajo dicha denominación hay que entender los procesos cuyo objeto principal lo constituya la recuperación por el arrendador de la posesión del inmueble cedida mediante un contrato de arrendamiento, fundada en la extinción de dicho contrato por impago de la renta o terminación de su plazo.

A dichos procesos se refiere el art. 250, en cuya virtud tales pretensiones de hacer, consistentes en la recuperación de la posesión de una finca rústica o urbana y consiguiente lanzamiento del arrendatario han de tramitarse por las normas del juicio verbal.

En su acepción común, desahucio significa "despido del arrendatario".

El juicio de desahucio es, pues, una especialidad de los procesos arrendaticios que, por razón de la materia, se encauza a través del juicio verbal, y en el que el demandante interpone una pretensión mixta contra el demandado, por la que solicita la extinción del contrato arrendaticio por incumplimiento contractual basado en el impago de la renta, o en la expiración del plazo, y la condena del demandado a desalojar la finca arrendada.