3.3. Caracterización de la Constitución española de 1978

En el artículo 1 se identifican los principios de libertad, justicia, igualdad y pluralismo político como los valores superiores del OJ.

Puede considerarse una Constitución realista y adecuada a las circunstancias socioeconómicas actuales de la Nación.

Debe señalarse que la Constitución es rígida, término que hace referencia a la dificultad de reforma, pues requiere un alto grado de consenso entre los parlamentarios.

La CE se caracteriza, ante todo, como norma jurídica superior del OJ, porque en ella se define el propio sistema de fuentes del Derecho y porque se autoconcede superlegalidad formal (rigidez de reforma) y superlegalidad material (todo el OJ ha de adecuarse a la CE).

Así, el artículo 9.1 CE establece que "Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la CE y al resto del OJ"; y además, la disposición derogatoria tercera dispone que "Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en esta Constitución".