11.4. La mujer y su actual equiparación con el hombre

La gran mayoría piensa hoy que el hombre y la mujer son diferentes; pero no jerarquizables.

El enfoque actual del tema no puede ocultar algo tan evidente como que, durante siglos y siglos, la mujer ha desempeñado un papel secundario en la sociedad y que dicha realidad ha sido siempre objeto de expresa consideración por las normas jurídicas.

La redacción originaria del CC se asentaba en una concepción masculinizante de la vida.

La Constitución de 1931 sienta como principio desarrollar la igualdad entre ambos sexos, siendo objeto de consideración expresa en varios de sus artículos.

En sus inicios, el régimen franquista mantenía una concepción masculinizante de la vida. Sin embargo, las circunstancias sociológicas de los años posteriores determinaron un cambio de actitud que se tradujo en normas legales tendentes a abolir las discriminaciones más evidentes entre hombre y mujer.