02.1. El estatuto jurídico de las organizaciones internacionales. Ideas generales

Las Organizaciones internacionales no constituyen tan sólo el foro donde cooperan de forma permanente e institucionalizada diversos sujetos internacionales, sino que poseen además una existencia jurídica propia distinta del conjunto de Estados que la componen.

Ello les permite mantener relaciones directas e inmediatas con los ordenamientos jurídicos en los que actúan y constituirse en sujetos de derecho claramente diferenciados.

De este modo y para el cumplimiento de los objetivos que le fueron asignados por sus fundadores, las OOII van a ser capaces, tanto de manifestar una voluntad autónoma cuyos eventuales efectos se les imputarán a ellas solas, como de relacionarse jurídicamente con otros sujetos de derecho, internos o internacionales, no sólo en calidad de mandatarias de sus Estados miembros, sino en su propio nombre en virtud de las competencias que poseen.