12.2. El arreglo pacífico de las controversias

El orden seguido en la enunciación de los conceptos que se contienen en el art. 1.1. de la Carta entraña dos conclusiones.

La primera, que el ajuste o arreglo de controversias no es el fin esencial de las NNUU, sino que es un medio de conseguir el fin: el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales; la segunda, que en cuanto medio para conseguir el fin, el arreglo de controversias es colocado en segundo lugar, poniéndose el acento en la adopción de medidas colectivas eficaces como medio más favorable para el mantenimiento de la paz.

Es este enfoque el que explica que la competencia de las NNUU, no se extienda sólo a las controversias entre Estados, sino también a las "situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz".