13.2. El sistema de mandatos de la SDN

El régimen de mandatos suponía un control internacional de las potencias mandatarias, ya que éstas tenían que presentar al Consejo de la SDN un informa anual, lo que llevaba consigo el que las potencias mandatarias disfrutaran de unas competencias territoriales limitadas, manifestadas por la inaplicabilidad de los tratados concluidos por el Estado mandatario por su propia cuenta, por la inaplicabilidad también del Derecho interno del Estado mandatario y la obligación de respetar el status jurídico de los bienes públicos del territorio bajo mandato.

Por lo que se refiere a la población, los habitantes de los territorios bajo mandato no eran nacionales de las potencias mandatarias y se prohibía especialmente las naturalizaciones en bloque.