14.1. La promoción y protección de los derechos humanos. Ideas generales

Los mismos hechos que motivaron la Segunda Guerra Mundial, y en particular las masacres cometidas contra importantes grupos de población, explican que el respeto y protección de los derechos humanos se encontrase entre los pilares ideológicos de la nueva Organización mundial cuya creación se proyecta entre los países aliados durante el mencionado conflicto.

La Carta de San Francisco contiene dos tipos de normas referidas a los derechos humanos.

En un primer grupo se integran aquellas normas que contemplan la cuestión de los derechos humanos desde una perspectiva material, vinculada con los propósitos de la Organización.

De conformidad con ellas, la ONU favorece "la cooperación internacional... en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión", con el objetivo "de crear las condiciones de estabilidad y bienestar necesarias para las relaciones pacíficas y amistosas entre las naciones, basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y a la libre determinación de los pueblos".

Con este escaso soporte normativo, se ha desarrollado una rica e interesante práctica que se inicia con la creación de la Comisión de Derechos Humanos en 1946 y se ha traducido en la elaboración de un elevado número de instrumentos internacionales y en la consolidación de un complejo sistema de control y protección en materia de derechos humanos, que se contempla con un programa de asesoramiento y asistencia técnica en franco desarrollo.

Partiendo de estas condiciones es posible hablar en la actualidad de un Programa de Derechos Humanos de las NNUU, que se caracteriza por ser un programa progresivo, escasamente estructurado y abierto.