22.8. Valoración de conjunto

Resulta evidente que los sectores poco competitivos tendrán que reconvertirse y sobrevivir en un mundo en el que la libertad de comercio sigue ganando terreno, en detrimento de pasadas políticas proteccionistas.

La liberalización del comercio de productos agrarios puede beneficiar a los países en desarrollo, como también el acuerdo sobre textiles, el consenso sobre subvenciones y la libre comercialización de productos siderometalúrgicos y de servicios navieros.

La liberalización también beneficia a quienes poseen el capital y los centros de producción allá donde se encuentren.

El Acuerdo beneficia a los países industrializados, antiguos y nuevos y empobrecerá a los menos desarrollados debido a las reducciones arancelarias y a la mayor apertura de sus mercados.