27.1. Estructura institucional de la Unión Europea. Consideraciones generales

La Unión Europea cuenta con una estructura institucional original, que se ha mantenido con adaptación desde el inicio del proceso de integración.

La estructura institucional de la UE se articula sobre la base del principio de representación de intereses, en virtud del cual, cada institución representa un interés y actúa en defensa del mismo en los procedimientos de adopción de decisiones.

La función legislativa corresponde a la Comisión, pero por delegación del Consejo, que detenta el poder originario para la ejecución de sus actos.

Con el Tratado de Lisboa, la regulación de las instituciones en el derecho originario se fragmenta.

El art. 13 TUE, establece que el marco institucional estará formado por cinco instituciones, a saber, el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo, el Consejo, la Comisión Europea, el Tribunal de justicia de la UE, el Banco Central Europeo y el Tribunal de Cuentas.

Las instituciones, órganos y agencias de la UE cuentan con más de 40.000 personas que trabajan en ellas, integradas en una función pública unificada, con un estatuto jurídico único.

Los funcionarios de la UE se dividen en administradores, que tienen formación universitaria y se ocupan de las tareas más importantes, y asistentes, que realizan tareas de apoyo.

El concurso es el sistema general de acceso a la función pública de la UE y para su organización se ha creado la Oficina de Selección del Personal de la UE.