28.3. La cohesión económica, social y territorial

Los Estados miembros originarios tenían un nivel de desarrollo económico bastante homogéneo, por ello no consideraron atribuir competencias a las instituciones comunitarias en el sector de la política económica relativo a la redistribución de la riqueza.

El derecho originario no recogió la reducción de los desequilibrios regionales como uno de los objetivos económicos de la CEE, pero la adhesión de nuevos Estados con un nivel inferior de desarrollo económico económico provocó la creación de una dispersa, incoherente y poco estructurada Política Regional Comunitaria, que el AUE transformó en la llamada cohesión económica social.

El art. 175 TCE establece unos medios o técnicas jurídicas utilizables para lograr el objetivo de la cohesión, cuya aplicación resulta difícil.