2.4. La Unión Europea como organización abierta

La adhesión de nuevos Estados está regulada en el art. 49 del TUE.

Dicho precepto exige que el Estado candidato reúna una serie de requisitos, así como que se someta a un procedimiento que prevé dos fases diferentes.

Los tratados de adhesión presentan algunos caracteres que no se han modificado a lo largo de la historia de la construcción europea, mientras que otros han sufrido modificaciones más o menos sustanciales.

En primer término, sólo se ha previsto la posibilidad de adhesión a la Unión de Estados-nación europeos.

Esto es, no es posible la adhesión a la Unión de partes de un Estado o de organizaciones internacionales.

Sin embargo, no se contienen previstos en el TUE en lo relativo a qué debería hacerse por la Unión si un Estado miembro se descompone en varios Estados, o si se produce la separación de un determinado territorio de uno de los Estados miembros.

Y tampoco se ha previsto nada específico sobre la fusión de varios Estados, o sobre la integración de un Estado no miembro en otro Estado miembro, como fue el caso de la República Democrática de Alemania en la República Federal de Alemania a la que se denomina la cuarta ampliación encubierta de la Unión Europea. Se trata de lagunas que hasta la fecha no han planteado problemas, aunque no son descartables en el futuro.