2.5. El estatuto de los Estados miembros de la Unión Europea

La Unión y la CEEA son organizaciones internacionales integradas por Estados nacionales.

Bien es cierto, se trata de organizaciones internacionales singulares inasimilables a las organizaciones internacionales convencionales.

Pero dicho esto hay que significar que los Estados, en los Tratados vigentes, son los únicos integrantes de la Unión y la CEEA, pese a la relevancia de los ciudadanos y de los pueblos europeos representados a través del Parlamento Europeo.

Así, son los Estados los que constituyen la Unión Europea, como dice explícitamente el art. 1.1 del TUE, así como todos los tratados constitutivos precedentes de éste.

La Constitución Europea non nata introdujo una modificación de apariencia sustancial en lo relativo a los creadores de la Unión, así dice el art. 1 del texto constitucional: "La presente Constitución, que nace de la voluntad de los ciudadanos y de los Estados de Europa de construir un futuro común, crea la Unión Europea".

De este párrafo se deduciría la doble paternidad de la Unión, de los ciudadanos y de los Estados miembros, que supondría una notable inflexión sobre los tratados precedentes.

Sin embargo, la referencia a la voluntad de los ciudadanos europeos no dejaba de ser un eufemismo.

En efecto, la Constitución Europea fue elaborada finalmente, por una Conferencia de Gobiernos de los Estados miembros.