2.9. La ciudadanía de la Unión Europea

El Tratado de la Unión Europea de 1992 reformó el Tratado de la Comunidad Europea incorporando al mismo la ciudadanía de la Unión a la que dedicó los arts. 17 a 22 que integran su Segunda parte.

Con anterioridad a la entrada en vigor del Tratado de la Unión, en noviembre de 1993, las Instituciones de las Comunidades habían dado algunos tímidos pasos hacia la configuración de ciertos derechos que vistos en su conjunto indicaban las innovaciones que tendrán lugar más adelante.

Así, por ejemplo, la Resolución de los Representantes de los Gobiernos de los Estados miembros de las Comunidades Europeas, reunidos en el seno del Consejo de 23 de junio de 1981, relativa al establecimiento de un pasaporte basado en un modelo uniforme, completada por las Resoluciones de 23 de junio de 1981 y de 14 de julio de 1986.

Y, muy especialmente, las Directivas 90/364/CEE del Consejo relativa al derecho de residencia, 90/365/CEE del Consejo, relativa al derecho de residencia de los trabajadores por cuenta ajena o por cuenta propia que hayan dejado de ejercer su actividad profesional y 90/366/CEE del Consejo, relativa al derecho de residencia de los estudiantes.