3.7. El Tribunal de Cuentas

El Tribunal de Cuentas fue creado por el Tratado de Bruselas de 22 de julio de 1975, por el que se modificaron determinadas disposiciones financieras de los Tratados constitutivos de las Comunidades Europeas y del Tratado por el que se crea un Consejo único y una Comisión única de las Comunidades Europeas de 1965.

Originariamente no era Institución, pero con el Tratado de Maastricht su categoría se eleva, a Institución de las Comunidades Europeas y con el Tratado de Amsterdam también va a ser mencionado en el art. 5 del Tratado de la Unión Europea.

El Tratado de Lisboa no ha introducido modificación alguna a esta evolución y cualificación.

Este carácter institucional se ha reflejado en su legitimidad activa para interponer recurso por omisión, así como el recurso de anulación con el fin de salvaguardar sus prerrogativas.