4.1. La Unión Europea como ordenamiento jurídico

El Derecho de la Unión Europea hace referencia a un ordenamiento jurídico autónomo integrado en los derechos de los Estados miembros.

No se trata de un conjunto de Tratados internacionales y de actos emanados de las instituciones creadas por dichos Tratados que produzcan efectos similares a los de las organizaciones internacionales convencionales.

Su peculiar naturaleza, fue establecida de modo claro por el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, primero en su Sentencia de 5 de febrero de 1963 y después en su Sentencia de 15 de julio de 1964 que establece: "a diferencia de los Tratados internacionales ordinarios, el Tratado de la CEE ha instituido un ordenamiento jurídico propio integrado en el sistema jurídico de los Estados miembros, desde la entrada en vigor del Tratado y que se impone a sus órganos jurisdiccionales", concepto este que se reitera y amplía en la Sentencia de 13 de febrero de 1969 que establece: "el Tratado CEE ha instituido un ordenamiento jurídico propio, integrado en el sistema jurídico de los Estados miembros y que se impone a sus órganos jurisdiccionales: que sería contrario a la naturaleza de tal sistema admitir que los Estados miembros pudieran adoptar o mantener en vigor medidas susceptibles de comprometer el efecto útil del Tratado; que la fuerza imperativa del Tratado y de los actos adoptados para su aplicación no puede variar de un Estado a otro por efecto de actos internos, sin dificultar el funcionamiento del sistema comunitario y poner en peligro la realización de las finalidades del Tratado; que, por tanto, los conflictos entre las norma comunitaria y las normas nacionales en materia de acuerdos entre empresas, deben ser resueltos por la aplicación del principio de la primacía de la norma comunitaria".

De manera que en el caso español su ordenamiento jurídico se integraría por tres subordenamientos jurídicos primigenios, el de la Unión Europea, el de las Instituciones centrales del Estado y el de las Comunidades Autónomas.

El subordenamiento de la Unión Europea se relaciona con los otros dos mediante principios entre los que destacan los de atribución, primacía, subsidiariedad y proporcionalidad.